Pfizer anuncia que su pastilla experimental contra el COVID-19 previene en un 89% los síntomas del virus

La farmacéutica Pfizer anunció hoy, martes, que su pastilla experimental contra el COVID-19 podría prevenir en un 89% el riesgo de padecer síntomas del virus en adultos.

La compañía también dijo que los resultados completos de su estudio de 2,250 personas confirmaron los primeros resultados prometedores del nuevo fármaco contra el virus.

Según las pruebas científicas, la pastilla redujo las hospitalizaciones y muertes combinadas en aproximadamente un 89% entre los adultos de alto riesgo cuando los pacientes la tomaron poco después de los síntomas iniciales del COVID-19.

Además, Pfizer resaltó que varias pruebas de laboratorio independientes mostraron que el fármaco conserva su potencia contra la variante ómicron. La compañía probó el medicamento antiviral contra una versión artificial de una proteína clave que omicron usa para reproducirse.

e espera que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) se pronuncie pronto sobre la autorización de la pastilla de Pfizer y una pastilla de la competencia de Merck, que se presentó a los reguladores varias semanas atrás. Si se conceden, estas píldoras serían los primeros tratamientos de COVID-19 que los estadounidenses podrían recoger en una farmacia y llevarse a casa, sin necesidad de una inyección.

Los datos de Pfizer podrían ayudar a tranquilizar a los reguladores sobre el beneficio de su medicamento después de que Merck revelara beneficios menores de lo esperado para su medicamento en las pruebas finales. A fines del mes pasado, Merck dijo que su píldora redujo las hospitalizaciones y muertes en un 30% en adultos de alto riesgo.

Ambas farmacéuticas estudiaron inicialmente sus medicamentos en adultos no vacunados que enfrentan los riesgos más graves de COVID-19, debido a la vejez o problemas de salud, como asma u obesidad.

Pfizer también está estudiando cuán efectiva es su pastilla en adultos de menor riesgo, incluido un subconjunto que está vacunado, pero informó datos mixtos para ese grupo.

En los resultados provisionales, Pfizer indicó que su fármaco no cumplió con el objetivo principal del estudio: un alivio sostenido del COVID-19 durante cuatro días durante o después del tratamiento, según lo informado por los pacientes.

Sin embargo, el medicamento logró un segundo objetivo: reducir las hospitalizaciones en aproximadamente un 70% entre ese grupo, que incluía adultos sanos, pero no vacunados, y adultos vacunados con uno o más problemas de salud. Menos del 1% de los pacientes que recibieron el fármaco fueron hospitalizados, en comparación con el 2.4% de los pacientes que recibieron una pastilla ficticia (placebo).

Una junta independiente de expertos médicos revisó los datos y recomendó a Pfizer continuar el estudio para obtener los resultados completos antes de continuar con los reguladores.

En ambos estudios de Pfizer, los adultos que tomaron el medicamento de la compañía tuvieron una disminución de 10 veces en los niveles de virus en comparación con los que tomaron placebo.

Se espera que las pastillas de Merck y Pfizer funcionen bien contra ómicron, porque no se dirigen a la proteína de pico del coronavirus, que contiene la mayoría de las mutaciones de la nueva variante.

El gobierno de Estados Unidos acordó comprar suficiente medicamento de Pfizer para tratar a 10 millones de personas y suficiente de Merck para tratar a 3 millones, en espera de la autorización de la FDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: