‘Todo el pueblo ha desaparecido’: sobrevivientes describen el horror por el paso de tornados en EE.UU.

Kyanna Parsons-Perez hizo todo lo que pudo para evitar entrar en pánico después de que fuertes vientos de tornado hicieron colapsar el edificio en el que se encontraba y la dejaron inmovilizada contra el suelo bajo montones de pesados escombros.

Parsons-Perez fue una de los muchos trabajadores atrapados bajo los escombros de una fábrica de velas en Mayfield, Kentucky, luego de que fuera azotada por un tornado el viernes por la noche.

«Sucedió tan rápido», dijo Parsons-Perez a CNN, describiendo la destrucción que provocó el tornado en la fábrica. «Todos simplemente nos balanceamos de un lado a otro, y luego boom, todo cayó sobre nosotros».

Ese tornado fue uno de al menos 50 que azotaron ocho estados, incluidos Arkansas, Illinois, Indiana, Kentucky, Missouri, Mississippi, Ohio y Tennessee. Los vientos derribaron líneas eléctricas, arrancaron techos de edificios y, en algunos casos, diezmaron comunidades.

Se teme que haya más de 100 personas muertas, incluidas al menos 80 en Kentucky, según funcionarios estatales y locales.

Estas son algunas historias de los que sobrevivieron.

‘Boom, todo cayó sobre nosotros’

Parsons-Perez estaba trabajando en su turno en la fábrica de velas de Mayfield Consumer Products cuando el tornado llegó.

Ella era una de las más de 100 personas que trabajaban en la fábrica, que había estado «funcionando las 24 horas del día, los siete días de la semana» en parte para satisfacer la demanda de velas navideñas, dijo a CNN el representante James Comer, que representa el área.

El horror comenzó cuando sintió el viento, a pesar de estar en lo profundo del edificio donde ella y otros trabajadores se protegían en un refugio contra tormentas.

Las luces parpadearon y sus oídos empezaron a estallar, recuerda. Segundos después, el edificio estaba siendo destrozado a su alrededor, colapsando como un castillo de naipes, dijo.

«Fue como si alguien tomara una de las piezas», dijo, «y la parte superior se derrumbara sobre nosotros».

Algo golpeó su cabeza y cuando el caos se detuvo, encontró sus piernas inmovilizadas debajo de una fuente de agua. Cuando llegaron los rescatistas, le dijeron que estaba atrapada bajo al menos 1,5 metros de escombros.

Compañeros de trabajo la rodearon. Algunos clamaron por ayuda para ella. Otros rezaron.

Parsons-Perez hizo bromas para tratar de mantener a la gente tranquila.

Pero a medida que pasaban los minutos y perdía sensibilidad en los dedos de los pies, Parsons-Perez también se preocupó. En este punto, dice, comenzó a transmitir en Facebook Live.

«No sé quién está mirando», dijo, mientras sus compañeros de trabajo en pánico se escuchan de fondo. «Por favor, envíenos un poco de ayuda. Estamos atrapados. La pared me tiene atrapada.

«Nadie puede llegar hasta nosotros. Todos ustedes. Rueguen por nosotros. Traten de encontrar a alguien que nos ayude».

Con el tiempo, su supervisor y los reclusos que trabajaban en la fábrica como parte de un programa de liberación laboral para delincuentes de baja seguridad y bajo nivel comenzaron a romper el panel de yeso para conseguir un poco de aire.

Cuando llegaron los rescatistas, evacuaron a todos en su sección antes de llegar finalmente a ella. El equipo trabajó para quitar los escombros debajo de ella, hasta que pudo mover su cuerpo hacia arriba y liberar sus piernas.

Con una persona empujando hacia arriba desde debajo de ella y otra persona tirando de sus brazos, pudo trepar por el metro y medio de escombros para salir, dijo.

«Una vez que salí de allí, no pude hacer nada más que agradecer a Dios», dijo. «Eso es lo único que me salvó. Es increíble que alguien se haya alejado de allí».

‘Falló por un pelo’

Un grupo de amigos se fue de viaje de cacería de patos en el Parque Estatal Reelfoot Lake de Tennessee cuando se encontraron en el camino de un tornado.

Cayden Rawls, Korbin Stanton y Aaron Jones, quienes son originarios de Buffalo, Texas, estaban visitando Tiptonville el día de la graduación universitaria de Jones.

Rawls dijo que sabían que había una posibilidad de tormentas eléctricas y viento antes de su viaje, pero no estaban al tanto de la destrucción potencial.

Cuando llegaron a Tennessee y comenzaron a descargar su camión, escucharon una sirena de advertencia de tornado.

«Descubrimos que había tornados cuando escuchamos las sirenas … unos 15 minutos después ocurrió», dijo Jones CNN.

Los tres amigos se apresuraron a entrar en su habitación en un motel poco antes del tornado. A unos 50 pies de su hotel había un parque de casas rodantes.

Cuando abrieron la puerta después del tornado, todo excepto su camión y algunos otros automóviles había desaparecido, dijo Rawls. Los remolques, los coches y los árboles habían desaparecido o estaban hechos pedazos.

«Había una caravana a unos 20 pies (6 metros) detrás de mi camioneta y el tornado la arrasó por completo», dijo Rawls.

«Casi se podía ver la línea donde el tornado pasó detrás de mi camioneta y se llevó la caravana y todo lo que había detrás, y todo lo que le hizo a mi camioneta fue romper el vidrio», dijo Rawls. «Falló por un pelo».

Durante tres horas, los hombres buscaron sobrevivientes y ayudaron a extraños que veían deambulando hasta que llegaron las fuerzas del orden, dijo Rawls, integrante del Departamento de Bomberos Voluntarios de Buffalo.

«Ves esto en la televisión todo el tiempo, no imaginas que lo vas a ver allí mismo frente a ti y es como, ‘Demonios, ¿qué hago?'», dijo Rawls. «No se puede entrenar para cosas como esta».

Jeffery Weir estaba solo en casa en Bay, Arkansas, viendo las noticias locales y rastreando la tormenta en su iPad cuando se fue la luz.

Después de salir para verificar el clima, cayó un rayo y Weir vislumbró sorprendentemente un tornado inesperado. Weir, que creció en Bay, estaba acostumbrado a las tormentas de viento, pero nada como esto.

Inicialmente, no estaba asustado, dijo, pero luego escuchó el crujido de las ramas de un árbol y pensó que podría lastimarse. Corrió adentro.

«Esa fue solo la primera línea de tormentas», dijo. «Sabía que vendrían más».

Una foto que tomó mostraba al tornado pasando zumbando justo delante de él.

Después de ver el tornado, Weir se sintió cada vez más preocupado: no tenía forma de verificar la dirección del tornado. Y con la oscuridad afuera y el riesgo de lesiones por la caída de las ramas de los árboles, no tuvo más remedio que esperar.

Mientras duró la tormenta, se acurrucó con su perro y esperó a que sus amigos lo llamaran y lo actualizaran sobre la trayectoria del tornado. Horas más tarde, cuando salió el sol, Weir pudo ver la devastación que los tornados habían causado en Trumann, una ciudad a unos 8 kilómetros de distancia.

Las casas quedaron destrozadas. Los techos habían volado. Escombros esparcidos por todos los campos y caminos.

«Fue desgarrador ver el daño y la pérdida de vidas en el área», dijo. «Me duele el corazón por aquellos que han perdido sus hogares, especialmente justo antes de Navidad. Sé que será difícil limpiar e incluso reconstruir. Tomará tiempo».

‘Un pedazo de mi corazón está roto’

Leisha Doran estaba llena de alegría navideña el viernes en Good News Shoppe, una librería cristiana que ha tenido en Mayfield, Kentucky, horas antes de que los tornados azotaran su estado.

«Todo el mundo estaba tan feliz. Estábamos cantando y riendo y pasándolo bien», le dijo Doran a CNN.

Doran perdió la energía y el servicio de telefonía celular y no tenía forma de revisar su tienda.

Con el tiempo, recibió un mensaje de texto que le decía que el banco y el juzgado junto a su tienda habían sido destruidos.

«Y luego, esta mañana, cuando vine, fue realmente triste ver (que había sido destruido)», dijo.

«Acabábamos de tener un gran día el viernes, y luego esta mañana, se fue».

Doran compartió la noticia en Facebook, junto con fotos de su tienda antes y después de la tormenta. Una fotografía reciente mostraba las decoraciones navideñas que acababa de colocar.

«Un pedazo de mi corazón está roto», subtituló la foto. «Acababa de tomar esta foto y así es como la recordaré siempre. Estoy tan agradecido de que ninguno de nosotros estuviéramos allí esta noche».

A pesar de la pérdida de su negocio, que había funcionado durante 42 años, Doran dijo que la parte más difícil son los muchos seres queridos que se perdieron en la tormenta.

«Las cosas pueden ser reemplazables, pero tu familia, tus amigos, no», dijo. «Así que eso ha sido una parte muy difícil hoy».

‘Nunca me había sentido más aislado en mi vida’

Los viernes por la noche de Hayley Gibson generalmente consisten en jugar videojuegos en línea o estudiar para su clase de historia del arte. Cenar en el suelo del baño de su dormitorio no suele formar parte del plan.

Pero cuando Edwardsville, Illinois, fue puesto en alerta de tornado y se les dijo a los estudiantes de la Universidad del Sur de Illinois en Edwardsville que un tornado había tocado tierra, las cosas se pusieron muy oscuras.

Gibson estaba jugando Fortnight con sus amigos cuando falló la electricidad y se le indicó, junto con el resto de los estudiantes en su dormitorio, que se refugiaran en sus baños individuales.

«No me sentía tan seguro», le dijo a CNN la joven de 22 años. «Estaba a punto de derrumbarme, honestamente. En cierto modo subí a una montaña rusa de aburrimiento, soledad y miedo, y luego trataba de reír a pesar de todo».

Lluvias y vientos intensos azotaron sus ventanas y sacudieron los árboles mientras Gibson permanecía sentada en el piso del baño en la oscuridad durante cuatro horas, sin poder comunicarse con familiares o amigos.

Si bien Gibson logró salir a salvo, la destrucción le hizo darse cuenta de lo agradecida que está por su vida y por quienes la rodean.

«Nunca me he sentido más aislada en mi vida», dijo. «Cuando se puso realmente mal, pensé: ‘¡Viví una buena vida! En realidad, no le temo a la muerte'».

Un almacén de Amazon también resultó dañado en Edwardsville durante la tormenta y dejó al menos seis personas muertas y un número indeterminado de trabajadores atrapados que los rescatistas continúan buscando.

‘Todo el pueblo ha desaparecido’

Los residentes de Mayfield, hogar de la fábrica de velas y una de las comunidades más devastadas, no tienen idea de lo que le espera a su ciudad.

Steven Elder, un banquero que trabaja en la ciudad de Kentucky de aproximadamente 10.000 residentes, dijo que los tornados «atravesaron el corazón de Mayfield».

La una vez pintoresca plaza del condado de la ciudad, que han luchado por seguir prosperando con nuevas tiendas, se ha ido. El campanario del palacio de justicia se ha derrumbado. Todo lo que queda son los escombros de lo que alguna vez fue el alma de la ciudad.

«Cada edificio histórico que tenemos está en el suelo, iglesias que han existido durante cientos de años, cientos de años», dijo Elder. «Es como una zona de guerra o simplemente algo salido de las películas».

Los edificios antiguos que solían ser fábricas de ropa, una gran pieza central de la ciudad, también han sido destrozados. También su Primera Iglesia Presbiteriana, así como el histórico restaurante de carnes de Carr y el Ayuntamiento.

«Nunca se verá igual», dijo. «Todo el pueblo ha desaparecido».

Elder, un exmiembro del consejo de la ciudad, está en la junta de Mayfield Community Foundation, que recaudó dinero para el alivio de covid-19 y ahora está recaudando dinero para la recuperación tras el tornado.

La mayor preocupación ahora, dice Elder, es el impacto que los tornados han tenido en los miembros de la comunidad, muchos de los cuales perdieron a sus seres queridos o están esperando noticias sobre los que siguen desaparecidos.

Por ahora, la comunidad unida trabajará en la búsqueda y rescate y para limpiar lo que quede, incluido el despeje de carreteras y la restauración de la energía.

Y aunque la Navidad puede no verse como el año pasado, el espíritu de las fiestas permanecerá en la gratitud y el amor que reunificará a la pequeña ciudad de Mayfield.

«No son los regalos debajo del árbol (este año)», dijo Elder. «Es el hecho de que podemos estar juntos».

FUENTE: CNN ESPAÑOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: