«Soy 100% caníbal, te quiero comer». Actor de Hollywood sale de una clínica tras ser acusado por novias de prácticas violentas

El actor estadounidense Armie Hammer salió de la clínica de rehabilitación en la que permaneció nueve meses por su adicción al sexo, el alcohol y las drogas, tras ser acusado por varias exparejas de prácticas sexuales violentas, sadomasoquistas y caníbales.

Hammer, de 35 años, estuvo internado desde el 31 de mayo de 2020 en un centro ubicado a las afueras de Orlando, en Florida, donde ha permanecido alejado del escándalo que estalló a inicios del año pasado. Él mismo pidió a Elizabeth Chambers, su exesposa y madre de sus hijos, que lo llevará allí.

«Puedo confirmar que el señor Hammer ha salido de las instalaciones de tratamiento y se encuentra genial», declaró su abogado a la web E!News, según reporta el diario El País.

Hammer, quien se hizo conocido por sus papeles en películas como Call me by your name y The Social Network, ha negado las acusaciones en su contra pese a las pruebas presentadas por varias mujeres. La policía de Los Ángeles, sin embargo, remitió el caso a la oficina del fiscal de distrito para seguir con la investigación, luego de haber obtenido los mensajes de texto que parecen incriminarle.

En uno de ellos, Hammer supuestamente le dijo a una mujer: «Soy 100% caníbal. Te quiero comer. Maldita sea, asusta admitirlo. Nunca lo he admitido antes. He cortado el corazón de un animal vivo antes y me lo he comido mientras estaba caliente».

«Me seduce pensar en sujetar tu corazón con la mano y controlarlo cuando palpita», decía en otro. Y, en uno más, le pedía a otra de su citas que necesitaba «beber su sangre».

Paige Lorenze, una de sus exparejas, reveló detalles de la relación traumática de cuatro meses que mantuvo con Hammer. La joven de 22 años dijo que el actor enviaba fotos de ella a sus amigos, sin su consentimiento, y que una vez, durante un juego sexual, inscribió sobre su piel la inicial de su nombre con un cuchillo.

Courtney Vucekovic, otra sus exparejas, contó que Hammer le dijo en alguna ocasión que quería «romperle las costillas» y que, de hecho, la manipuló hasta cumplir con su fantasía.

El actor lo ha negado todo, pero debido al escándalo tuvo que abandonar dos proyectos: una comedia romántica con Jennifer López y una serie sobre cómo se creó la película El padrino, de 1972.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: